sábado, 27 de octubre de 2012

Pocoyó, somos adictos.

Hace unos siete años, una mañana cualquiera, mientras desayunaba encendí la televisión y haciendo zapping apareció en pantalla una serie de dibujos animados, tenía un fondo blanco y personajes de colores vivos y tramas sencillas, Pocoyó.

Me gustó mucho, me compré los DVD y productos de merchandising (muñecos, libretas, carpetas, una bolsa para la merienda, etc). Puede resultar extraño engancharse a una serie enfocada a niños en edad preescolar a los veintinueve años, pero así fue.

Pienso que David ya recibió esa adicción vía placenta, le encanta Pocoyó. Me parece una serie adecuada a su edad, son divertidos, instructivos y tiene un ritmo adecuado, ni son lentos/ñoños ni acelerados/histéricos. El resto de series le van gustando por etapas pero Pocoyó es un básico al que siempre vuelve, hasta le gustan los episodios de Let´s go Pocoyó que son en inglés.

Lo más gracioso es cuando intenta explicarle los capítulos a sus abuel@s, que no se enteran de nada.

Desayunando con Pocoyó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por tu comentario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...